Boliche Don Miranda

A partir de la crisis de 1929 en la Calle Angosta aparecen los almacenes de Ramos Generales y Boliches. No sólo eran lugares de encuentros, copas y guitarreadas sino que esos mismos locales eran abastecedores de ramos generales. Durante el día la mujeres del barrio hacían las compras, a partir del atardecer cuando los ferroviarios terminaban sus tareas en la estación se convertía en una parada para conversar cosas de hombres.
Esos negocios tenían por lo general un cuartito interior, con algunas mesas donde se servían bebidas y se tocaba la guitarra. Allí nació una hermosa costumbre, la de cantar música cuyana, convirtiéndose esos lugares en un verdadero refugio de tonadas y cuecas cuyanas.
Don Cándido Miranda, ex jefe de estación, se transformo en el dueño del almacén Los Miranda, que luego de las 18 hs. convocaba a los guitarreros en su patio.
Actualmente, se ha puesto en valor y es arrendado por privados el emblemático Boliche Don Miranda, que prestan servicio de Gastronomía, Espectáculos y Muestras Culturales, continua siendo un sitio muy visitado por Turistas, Población Local y Regional.

Ubicación