Capilla Nuestra Señora Inmaculada de Tilisarao

galeria

Esta Capilla surge a partir de hecho misterioso que sucedió el 15 de junio de 1992. Por la noche, Federico quiso mantener ardiendo el fuego de la estufa, para cuando llegará su madre, estuviera calefaccionada la casa. Por ello, tiró una hoja de El Diario de la República, de fecha 23 de marzo, de un lado la sección deportes y en el anverso el horóscopo, al contemplar aquellas llamas, seguramente vio que un pequeño trozo no se quemaba, el misterio comenzaba, un instinto inexplicable le llevo a retirarlo, en él una silueta inconfundible se recortaba, mezcla de blanco y negro, por acción del fuego, pero que no quemó las manos de Federico, ni manchaba como ocurriría normalmente.
Todo parecía irreal, luego varios familiares concurrieron pronto a observar tan preciado tesoro y allí estaba la imagen de la virgen. Pasado el primer impacto Federico y su madre decidieron guardar la imagen entre las hojas de la Biblia, para llevarla luego al Padre Marcos Ochoa, sacerdote de Tilisarao fallecido. Quien pudo ver la imagen. Pero al ser borrosa no se podía saber con precisión que advocación era y como en el centro se observaba un punto más oscuro, el Padre pensó que se trataba de la Rosa Mística, por lo que fue lo que primeramente se creyó en el medio.
A partir de que dicha noticia tomo trascendencia el hogar de Federico fue visitado incesantemente por centenares de personas, muchas de ellas implorando gracias y con muchas anécdotas.

Ubicación