Cerros del Rosario o de los 12 Apóstoles

galeria

La extensa penillanura a la que quedó reducida la montaña antigua en el Mioceno, no sólo sufrió profundas fracturas y fallas que la elevaron a diferentes niveles en el Cenozoico, sino que también fue cubierta en diversas partes por efusiones mesocilíceas que emanaron a superficie a través de profundas fracturas de dirección noroeste-sureste. Estas dividieron la sierra en dos bloques, uno al norte y otro al sur, además definieron las dos direcciones generales de la red hídrica de la región.
A lo largo de esta fractura de la montaña se desarrolló una línea de volcanes que emergieron sin explosiones desde La Carolina, pasando por los cerros del Rosario hasta El Morro y se agrupan en pequeños conjuntos que siguen como eje de alineación las fracturas mencionadas. El más alto de los cerros del Rosario es el Agujereado.
Los otros están constituidos por peñones muy escarpados, sobresaliendo en la parte occidental El Portezuelo y el de la Huerta; al sur el Desbarrancado, al norte el de la Aguada y del Coro; al este el de la Sal, de los Lagares, Hinojo Chico y Grande, el Largo y el del Valle.

Ubicación