Museo de la industria azucarera

Un clásico de Tucumán: es el primer lugar en donde se cultivó la caña de azúcar, cultivo que hasta hoy sigue siendo el más importante de la provincia. Fue construido en 1800 y allí vivía el Obispo Eusebio Colombres; es el testimonio claro de las viviendas de los tiempos de Juan Manuel de Rosas.
Allí funciona un museo que guarda muchas de las pertenencias del Obispo y en la parte de afuera, se conserva el trapiche de madera con el que trabajaban la caña los viejos ingenios. Sin duda, un icono de nuestra historia que vale la pena recorrer.

Ubicación