Cascada del Río Noque

La Cascada del Río Noque dibuja una de las mejores imágenes del circuito de Las Yungas.
Una senda en bajada permite sumergirse en la atmósfera sombría y refrescante que sugiere este accidente del cerro. Es vadeando el curso del río aguas arriba, y tras una caminata de unos 300 metros, que se alcanza el grato rincón.
Allí, en las alturas, la desbordante y diversa naturaleza garantiza la calidad de un ambiente únicamente proporcionable por la combinación de la yunga y el encanto de un chorro de agua, cuyo manantial se cuela por la fractura del cerro para soltar su torrente por las resbaladizas rocas y descender majestuosamente a la pileta cristalina.

Ubicación