Nunatak

El contacto con la naturaleza es la principal premisa. En 1997 cumplieron el sueño de construir su propio refugio. Enclavado en un lugar estratégico al pie del Monte Alvear, es el punto de partida de diferentes excursiones: durante el verano, trekking y escalada; en invierno, caminatas con raquetas, esquí de fondo y paseos en trineos tirados por perros.