Convento Santo Domingo

Atesora una reliquia única en América: La Sabana Santa, fiel reproducción del Santo Sudario que amortajó los restos de Jesucristo luego de su crucifixión y en la que se percibe la imagen del Señor. Es una reliquia gemela de la que se encuentra en Turín. La imagen se incorpora al lienzo cuando las hermanas Clarisas, en 1.532 fueron las encargadas de reparar y proteger el Santo Sudario. Para ello lo colocaron entre dos paños y lo guardaron en un cofre. Tiempo después en 1.578 se encontró que en los dos paños que lo envolvían se había estampado la imagen que estaba en el Santo Sudario, con la diferencia que en los paños nuevos, la imagen estaba en positivo y en el original era en negativo. El Papa obsequió una de las copias a los reyes de España y estos la destinaron a Santiago del Estero, primogénita de las conquista y la labor evangelizadora, adonde llegó con al custodia de los jesuitas. Cuando estos fueron expulsados, los dominicos se hicieron cargo del convento y de la reliquia.

Ubicación