Colegio de Pensionistas de Santa Rosa de Lima

En 1835, Fray Justo Santa María de Oro dispuso la creación, en su casa natal, de un convento de religiosas dominicas y de un colegio gratuito para niñas. La muerte de Fray Justo impidió que se llevara a cabo el proyecto, que más tarde fue retomado por su sobrino, Domingo Faustino Sarmiento. Así nació, en 1839, el "Pensionado de Santa Rosa para Señoritas", dedicado a la enseñanza primaria y secundaria, que tuvo como rectora a doña Tránsito de Oro de Rodríguez,
hermana de Fray Justo, y como director de Estudios al propio Sarmiento.