Eucalipto Centenario

A partir de una iniciativa de un grupo de docentes de Cipolletti, se decidió proteger este longevo árbol que fue testigo de la historia de la ciudad, para el disfrute de las futuras generaciones. Lo rodea un cerco de piedras y cuenta también con bancos de madera para sentarse a su sombra.
El terreno donde se ubica perteneció a una viuda que allí vivía, que luego fue utilizado para ferias y parques de diversión. Muchos vecinos sintieron la necesidad de proteger este árbol: uno de ellos fue Héctor Lizaso,; y el otro Jorge Gavarini, quien lo salvó de la motosierra, según muchos testimonios, cuando se realizaban las obras de ampliación de la avenida Alem.

Ubicación