Qué visitar en Bariloche

Cabalgatas

Cabalgatas en la estepa
Árida y salvaje, con sus oasis de lagunas y manantiales, ésta zona se abre a los visitantes para poder ser recorrida y visitada a caballo. Las cabalgatas, suavemente, ascenderán valles y permitirán apreciar cómo en medio de esta tierra desértica emergen prehistóricos matuastos, veloces choiques, simpáticos piches, variados patos y coloridos flamencos. Las aves acompañarán el andar con vuelos circulares y observando con curiosidad, para ser testigos de un sorpresivo y grato encuentro: aquel que se producirá con los típicos asentamientos de los pobladores y los humildes paisanos esteparios.


Cabalgatas en la precordillera
La precordillera es una zona de transición entre las altas cumbres y la vasta estepa. Al paso firme de la manada, entre cañadones rocosos de origen volcánico, los caballos van, zigzaguean en la inmensidad. Sin prisa pero sin pausa. Entre los valles de vegetación rala irán apareciendo los primeros árboles: retorcidos cipreses resistentes al viento, maitenes de frondosa copa y el fuerte chacay.


Cabalgatas en los lagos
Con su encanto particular y sus contrastes de colores, ésta región de extensos espejos de agua, rodeada de frondosos bosques y numerosos ríos de deshielo, regala en cada paseo una aventura diferente. En medio de picadas y caminos poco poblados y con el marco de los incomparables lagos Moreno, Gutiérrez, Mascardi y Nahuel Huapi, se pueden apreciar los subyugantes panoramas de los cerros más reconocidos de Bariloche. Y como si fuera poco, todo dentro de un ámbito natural privilegiado.


Cabalgata en la cordillera y zona de los glaciares
En los valles quebrados y los tupidos bosques, donde el gaucho se hace paso a machete, es posible ser protagonista de una experiencia diferente dentro de un marco único. En glaciares de hielos eternos, destacados sobre un paisaje de cumbres nevadas y caudalosos ríos y cascadas, será cotidiano observar el vuelo de uno o varios cóndores andinos sobrevolando la zona. Dentro del bosque, se apreciarán progresivamente ejemplares de lengas, que en épocas otoñales contrastan con sus vivos colores. Más allá, se divisarán paredes de hielo, reflejando sus colores blancos y azules, mientras podrán suceder continuos, estruendosos e imprevisibles desprendimientos de hielo del glaciar.

Camino de los Siete Lagos

La ruta de los Siete Lagos permite realizar un recorrido entre las ciudades de San Martín de los Andes y Bariloche, que deslumbra por los paisajes que se transitan.
Desde Bariloche hasta San Martín de los Andes se recorren 184 kilómetros y la excursión dura un día completo. Se observan los lagos Nahuel Huapi, Correntoso, Espejo, Escondido, Villarino, Falkner, y Machónico. Luego se bordea el lago Lácar y se llega a San Martín de los Andes, donde se almuerza y recorre la ciudad. El regreso por Paso Córdoba ofrece una vista diferente, ya que luego de bordear el lago Meliquina el bosque deja paso a extrañas formaciones rocosas. Al llegar a Confluencia, comienza a recorrerse el río Limay, y el trayecto continúa pasando por el Valle Encantado y el Anfiteatro, hasta llegar al lago Nahuel Huapi y Bariloche.

Centro Cívico de Bariloche

Por calle Libertad, calle Independencia y Avenida Juan Manuel de Rosas. El Centro Cívico posee características arquitectónicas particulares, signadas por un estilo que se apropia del de las regiones montañosas y boscosas de Europa y Estados Unidos.Desde su comienzo, el destino de la edificación fue el de concentrar la actividad cívica y social de la ciudad que se iniciaba: Municipio, Correo, Turismo, Policía Provincial, Aduana, Biblioteca, Teatro, Museo Regional y Juzgado de Paz. La Av. J.M. de Rosas es la mejor manera de acceder a la Plaza Expedicionarios del Desierto, rodeada por la edificación tradicional del Centro Cívico se descubre la magia de una arquitectura especialmente relacionada con el paisaje natural de la zona, enmarcando la vista al lago Nahuel Huapí y cordones Montañosos.En la edificación se encuentra la Biblioteca Sarmiento, además de ser un recurso intelectual invalorable para los barilochenses, cuenta con una excelente sala dedicada a espectáculos teatrales, musicales y ciclos de cine-arte.
La Municipalidad, cuyo edificio contiene la Torre Reloj, la Secretaria Municipal de Turismo, Policía Local, Sala de Exposiciones Emilio Frey, y el Museo Patagónico Perito Moreno donde se puede apreciar vitrinas con aves y animales embalsamados, una canoa y quillangos (mantos de cuero de guanaco) y otras salas dedicadas a la conquista y colonización de la región, como Banderas Nacionales de antaño.
Al cruzar el umbral de los arcos del Centro Cívico comienza la Calle Mitre, principal calle comercial-histórica de la ciudad, donde se encuentran tiendas de chocolate artesanal, productos regionales, ropa y equipos de montaña, recuerdos, cafeterías, pizzerías, restaurantes tradicionales, bancos, agencias de viajes y algunas construcciones del casco antiguo de la ciudad.

Cerro Catedral

Se trata del centro de esquí más grande del hemisferio Sur que ofrece una amplia infraestructura de servicios para la práctica de los deportes invernales. Se llega por una ruta pavimentada, desde el centro de la ciudad, en vehículo particular, de excursión o en transporte urbano. Se puede visitar durante todo el año y cuenta con diversos medios de elevación para ascender a la cima. Hay hoteles, gastronomía y gran cantidad de locales comerciales, para recibir a los turistas. Como en los grandes centros turísticos del mundo, en Bariloche toda la estructura de los centros de nieve se transforma en auténticos parques ecológicos. Así, el Cerro Catedral, en verano deja lugar actividades como: escalada, trekking, bicicleta de montaña, parapente, y rappel.

Cerro Campanario

El ascenso a este cerro se puede hacer caminado o por medio de aerosillas. La vista desde la cumbre es espectacular, y muchas personas coinciden en que es una de las mejores de Bariloche e incluso del mundo. También hay una confitería en la que se puede disfrutar de la cocina y repostería casera.
Para llegar al pie del Cerro Campanario hay que tomar por la avenida Bustillo hasta el Kilómetro 17,500.
Para los que tienen ganas de caminar un rato, subir a pie es una buena opción. El cerro no es muy alto (la cumbre está a unos 1050 msnm) y aunque se sube permanentemente, se está en la cumbre en unos 30 minutos. Se pueden ver los lagos Nahuel Huapi y Perito Moreno, laguna El Trébol, penínsulas San Pedro y Llao Llao, Isla Victoria, los cerros Otto, López, Goye, Bellavista, Catedral, Capilla; el hotel Llao Llao, las arboledas de Colonia Suiza, entre otros puntos de interés. Los cielos, los bosques, y sobretodo el conjunto de la naturaleza, la visión total de este lugar maravilloso que es la Patagonia andina, es lo que más conmueve.

Cerro López

La historia no escrita cuenta que al llegar a esta zona, el Perito Francisco Moreno en enero de 1876 a los 23 años, frente al lago y mirando la montaña, cantó el himno. Y la gran montaña que tenia de frente, la enorme pared con algo de nieve y mucho verde, recibió el nombre del autor de la canción, Vicente Lopez. Hoy es un cerro que ofrece muchos atractivos y actividades. Su ladera es uno de los pocos lugares del país donde se puede realizar Canopy. Y también en el Lopez se puede llegar a Roca Negra y disfrutar de una vista maravillosa, o mas arriba, al refugio que guarda sorpresas increíbles. Las aguas del cerro se unen en el Arroyo Lopez y llegan al Nahuel Huapi. Como dato extra para ubicarlo: en invierno en noches de luna llena, es un espejo lleno de nieve, refleja una luz plateada que envuelve todo el Parque Nacional.
Que es el Canopy? Simplemente volar sobre la copa de los árboles. Desde avenida Bustillo entrar a Circuito Chico, de allí a la segunda entrada a Colonia Suiza, pasando Punto Panorámico. Y a los pocos kilómetros, la base del Canopy. Allí recibirá una charla, se colocará el equipo de seguridad y subirá en vehículos especiales a la primera estación. Y de allí a volar de una base a otra, de un árbol a otro. El primer vuelo es corto para una buena adaptación. Las siguientes plataformas aumentan paulatinamente la altura y longitud de los recorridos y cuentan con sorprendentes vistas panorámicas. Es una excursión de mediodía. También se puede hacer esta actividad de noche, a la luz de la luna.
Otra alternativa para disfrutar el López es Roca Negra. Para llegar se ofrecen paseos para disfrutar la noche, llegando en vehículos especiales a la zona del refugio, luego realizar una caminata de baja dificultad, y al llegar una copa de bienvenida, pizzas y waffles flambeados. Todo para disfrutar el atardecer y la noche. Este paquete es de 450 pesos por persona.
El López tiene su refugio. Está a mil seiscientos metros, continuando por el sendero que llega a Roca Negra. El refugio puede albergar a unas cien personas. Desde allí se puede llegar al refugio Laguna Negra y también se pueden realizar otros paseos maravillosos como llegar hasta La Hoya, donde puede verse nieve incluso en verano. Este es un refugio lleno de historia, de fácil acceso, el más grande, y sus propietarios son expertos en montaña.
Se puede ver la ladera del Lopez prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Es una de las montañas que más resalta desde los lugares turísticos de la ciudad como el Cerro Otto o Campanario. Y como hemos visto, guarda muchas actividades y lugares para descubrir. Cuando recorra el Circuito Chico el cerro Lopez dejará una marca en su memoria.

Cerro Otto

El cerro Otto está a tan sólo a cinco kilómetros del centro de la ciudad. Al llegar a la base se asciende por góndolas hasta la confitería giratoria. Este moderno medio de elevación cubre el recorrido desde la Estación Inferior hasta la Estación Superior, ubicada en la cima del Cerro Otto, sobre una distancia de 2100 metros. Se compone de 42 góndolas panorámicas con capacidad para 4 pasajeros cada una.
Los alrededores del lugar son recomendables para realizar caminatas por el bosque o disfrutar de distintas actividades en la nieve durante la temporada invernal.

Confitería Giratoria cerro Otto

Por medio del teleférico Cerro Otto se asciende hasta el predio de la confitería giratoria, el moderno medio de elevación cubre el recorrido desde la estación inferior hasta la estación superior, ubicada en la cima del Cerro. La confitería giratoria situada en la cúspide está conformada por el cuerpo giratorio propiamente dicho y dos niveles inferiores. A 1.405 metros sobre el nivel del mar, la confitería gira en un radio de 360° en un tiempo de 20 minutos, para que el visitante, mientras tanto, se deleite observando un paisaje fascinante.
La confitería giratoria, única en el país, tiene un diámetro de 21 m., con una capacidad para 250 pasajeros cómodamente sentados. Está vidriada en toda su circunferencia con cristales templados Blindex y calefacción por un sistema de aire caliente. Una estructura de hormigón armado antisísmico sostiene la edificación total y, otra similar, a la platea flotante que gira permanentemente con una suavidad y sincronización típicas de relojería.

Galería de arte teleférico Cerro Otto
La Galería de Arte expone en forma permanente calcos exactos, en tamaño natural, certificados por el gobierno italiano, de las tres obras más importantes de Miguel Angel Buonarroti: El David, La Piedad y El Moisés. Todas ellas idénticas a los originales, con un 80% polvo de mármol y 20% resina acrílica. Reproducciones fotográficas de bocetos y pinturas y fieles réplicas de sus herramientas.

Cerro Tronador y Cascada los Alerces

El paisaje que rodea al Cerro Tronador, el cerro más alto de los alrededores de Bariloche, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, ofrece la posibilidad incomparable de apreciar un glaciar: el Ventisquero Negro. En el camino al cerro, de más de 3.400 metros de altura, se conjugan diversos fenómenos naturales. Tras salir del centro por la ruta 40 Sur, que bordea el Lago Gutiérrez, se llega a la Divisoria de Aguas, a partir de allí todos los ríos y lagos vierten sus aguas en el Pacífico y hasta ese punto, en el Atlántico. En adelante, acompaña el camino la margen este del Lago Mascardi. Luego de pasar Villa Mascardi, se gira a la derecha y comienza un camino de ripio, con radales, abundantes mosquetas, maitenes, coihues, cipreses, entre otros, que custodian el angosto sendero.
En el puente Los Rápidos se divisan truchas, nadando apresuradas en el agua cristalina y si la suerte acompaña se puede ver también a algún martín pescador. El río Manso va cambiando de tonalidad a lo largo del recorrido, después de nacer en la cima del Tronador. Curvas y contra curvas marcan el avance hacia Pampa Linda donde hay una hostería, un camping y un puesto de gendarmería. Desde aquí continúa el ascenso hasta el Ventisquero, un glaciar en franco retroceso que desciende desde el Tronador y que se destaca por su color, pudiendo apreciar una de las pocas maravillas del mundo que siguen en pie.

Cerro Viejo

A sólo diez cuadras del Centro Cívico un parque aventura para divertirse con toda la familia. Aerosilla, senderos y bosque de arrayanes, confitería en el mirador, tobogán gigante, restaurante, paseo artesanal y museo del esquiador. Se trata de una visita inolvidable.

Circuito Chico

Partiendo desde el centro de la ciudad se inicia el recorrido mas tradicional de Bariloche que bordea la margen sur del lago Nahuel Huapi. Presenta un mirador único, conocido como Punto Panorámico, y atractivos sobresalientes como el Hotel Llao Llao y la capilla San Eduardo, próximos a Puerto Pañuelo. A 17 kilómetros del centro de la ciudad se encuentra el Cerro Campanario. Desde el mirador y la confitería de la cima es posible disfrutar de las increíbles vistas panorámicas de la zona.
Se levanta imponente en el camino el histórico Hotel Llao Llao, con un marco natural que atrae a todos los visitantes y una singular vista de la zona y el lujoso hotel.
Forman parte de este paseo gran cantidad de casas de té y cervecerías artesanales, además de espacios donde se comercializan tejidos, cerámicas, cueros, velas y todo tipo de artesanías.
También los suaves senderos del Parque Municipal Llao Llao brindan la posibilidad de realizar tranquilas caminatas por el bosque.

Circuito Grande

Se trata de una excursión que parte desde Bariloche, por la ruta nacional 237. Se cruza el arroyo Ñireco, el Río Ñirihuau y el Río Limay, límite de las provincias de Río Negro y Neuquén.
Se bordea el Río Limay hasta Rincón Grande para encontrar el llamado Anfiteatro, luego el Valle Encantado, donde se pueden ver extrañas figuras rocosas y pocos kilómetros más adelante se llega a Confluencia.
En adelante, a través de bosques de cohiues se bordeará el lago Traful, hasta llegar a la Villa del mismo nombre y luego a Puerto Arrayán y el paraje El Portezuelo donde el camino empalma con la ruta 234, o Ruta de los Siete Lagos. Siguiendo la ruta al sur se bordean los lagos Espejo, y Correntoso, y se llega al cruce de Villa la Angostura. Después de pasar por Bahía Manzano y brazo Huemul se emprende el camino de regreso a Bariloche.

Club Andino Bariloche

Con sus 81 años de vida el CAB es hoy la más prestigiosa institución de montaña de la Argentina. Pionera en las actividades de esquí y montañismo, es una organización formadora de niños y jóvenes de todo el país. La mayoría de los atletas que representan a Argentina en los Juegos Olímpicos de invierno, han pasado por el Club Andino. También, se destaca por ser protagonista e impulsar expediciones y exploraciones a algunas de las montañas más importantes del mundo y por su constante apoyo y promoción de programas de conservación del medio ambiente.
La sede está ubicada en la calle 20 de febrero 30 y cuenta con alrededor de 2500 socios, de distintas partes del país, sumando a lo largo de su historia 20 mil personas que ya han sido parte de esta gran familia.
Promueve y ofrece una gran cantidad de actividades durante todo el año, como así también cursos de capacitación. En el mes de octubre, la Escuela Juvenil de Montaña (EJM) ya empieza a prepararse para disfrutar junto a sus alumnos de la montaña, enseñándoles a transitarla de manera segura, acercándolos a la naturaleza y enseñándoles a respetarla
Durante el verano, el Club organiza excursiones, caminatas, escaladas en roca y en hielo, y travesías donde visitan y recorren las zonas aledañas a la ciudad de Bariloche. Para los adultos que les gusta la montaña, el Grupo Excursionistas De Adultos (GEDA) organiza excursiones a distintos lugares en un ambiente tranquilo y divertido.
En el invierno, el CAB ofrece actividades tanto en el área de esquí alpino, snowboard, esquí nórdico y de travesía, a través de su Escuela Juvenil de Esquí y Snowboard. Esta ha permitido la difusión de la práctica del esquí entre los niños y jóvenes de la región.
También se caracteriza por preparar a los competidores en carreras con puntaje de la Federación Internacional de Ski (FIS), organizadas por la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA). Impulsando la actividad de montaña, el Club organiza carreras de aventura, cursos de formación y campañas masivas de conservación.

Excursiones Lacustres

Puerto Pañuelo

Por Avenida Exequiel Bustillo, llegando al km 25 nos encontramos con el Puerto Pañuelo a nuestra derecha. El puerto fue construido en 1965 por la Administración Nacional de Parques Nacionales, como parte de la infraestructura turística con que dotó al parque nacional Nahuel Huapi.
Sirve como punto de partida de excursiones lacustres que recorren el lago Nahuel Huapi, y para cruzar a Chile por el paso Pérez Rosales. Se destacan los paseos a la isla Victoria, al bosque de Arrayanes en la península de Quetrihue, y a Puerto Blest, lago Frías y, cascada los Cántaros.
Su curioso nombre proviene de las señales que se realizaban agitando pañuelos desde la costa a los barcos que habían zarpado desde el puerto San Carlos en Bariloche, para así indicar la presencia de huéspedes del Hotel Llao Llao u otros vecinos que deseaban embarcarse, logrando así llamar la atención a las embarcaciones.


Puerto Blest

Saliendo desde Puerto Pañuelo se navega aproximadamente una hora por el brazo más importante del lago Nahuel Huapi: el Blest. Pasando por el islote Centinela, donde descansan los restos del Perito Moreno, impulsor de los Parques Nacionales, arribando a la Cascada de los Cántaros. Ascendiendo por un sendero escalonado se recorre la exuberante vegetación de la selva Valdiviana, hasta llegar al lago Cantaros (origen de la cascada) y a un alerce de 1.500 años de antigüedad.
Luego nos dirigimos a Puerto Blest optando entre una corta navegación (5 minutos) o realizando una caminata por la bahía. Al arribar veremos el río Frías, de particulares aguas verdes, provenientes de uno de los glaciares del Cerro Tronador. En toda esta zona se estará apreciando la exuberante vegetación de la porción argentina de la Selva Valdiviana. En este circuito se puede realizar la navegación del Lago Frías como una extensión opcional.
En este caso se recorren 3 km en ómnibus por medio de la Selva Fría y luego se navega el Lago Félix Frías por 25 minutos pudiendo apreciar su maravillosa coloración verdosa y con una de las vistas más imponentes del Cerro Tronador.


Isla Victoria y Bosque de Arrayanes

Es la excursión más importante y tradicional del Parque Nacional Nahuel Huapi.
Zarpamos de Puerto Pañuelo en la embarcación más prestigiosa y emblemática del Parque Nacional y luego de una hora de navegación arribamos a la Península de Quetrihue en donde se puede apreciar la magnificencia del paisaje del "único Bosque de Arrayanes del mundo". Recorriendo un sendero entablonado se pueden apreciar estos ejemplares centenarios. El Arrayán es una planta catalogada botánicamente como un arbusto que solamente en ese lugar toma el porte del árbol. Tiene un color canela intenso con una corteza muy fina, la cual al desprenderse deja al mismo con unas manchas blancas que le dan características únicas. Luego navegamos hacia la "Isla Victoria" desembarcando en Puerto Anchorena. Allí se podrá realizar una visita recorriendo el vivero de confieras y otras especies, miradores naturales y senderos que permiten apreciar la magnifica belleza del lugar. Uno de estos senderos nos conduce a la Playa del Toro, donde podremos ver pinturas rupestres y visitar una esplendida playa de arena volcánica. Durante este paseo nuestros Guías del Parque Nacional le mostraran y contaran todo lo referente a la excursión.

Duración: Día completo y medió día por la tarde.


Cruce Andino

Los invitamos a recorrer la ruta que hace más de cuatrocientos años los Huilliches, indígenas de la zona sur de Chile, utilizaban como ruta comercial, y que posteriormente los jesuitas de Chiloé ocuparan para fundar las misiones en la región de Nahuel Huapi. Hoy, después de cuatro siglos de historia, los invitamos a "Navegar la cordillera de Los Andes", enclavada en la zona de los Lagos y Volcanes Andinos, un área que cobija en sus tierras dos importantes parques nacionales: Nahuel Huapi en Argentina y Vicente Pérez Rosales en el lado chileno, integrantes de la red mundial de reserva de la Biosfera. El viaje alterna tramos lacustres y terrestres pudiéndose realizar desde Bariloche a Puerto Varas como a la inversa. Existe la posibilidad de pernoctar en Peulla (Chile) y de esa manera completar el viaje en más de un día.
La travesía comienza en Puerto Pañuelo. Navegando entre los cerros hacia el corazón de la cordillera se llega a Puerto Blest. Luego, se recorre en ómnibus un camino de 3 Km que, bordeando el Río Frías, llega a Pto. Alegre, ente una densa vegetación del bosque húmedo. Allí, se navega durante aproximadamente 20 minutos las verdes aguas del Lago Félix Frías para llegar a Puerto Frías, al tiempo que las vistas de las altas cumbres del Cerro Tronador y el vuelo de los cóndores impactan por su belleza. Al llegar a Puerto Frías se realizan los trámites migratorios. A continuación, se toma el ómnibus que atraviesa la cordillera por un camino de exuberante vegetación en plena selva valdiviana hasta llegar a Peulla, primera población chilena, finalizando los trámites migratorios y de Aduana para luego almorzar. Mas tarde, se navega el Lago de Todos los Santos hacia Petrohue. Allí, retomando la vía terrestre se visitan los Saltos de Petrohue y finalmente, bordeando el Lago Llanquihue se llega a la ciudad de Puerto Varas donde finaliza el viaje.

Ruta: Bariloche - Puerto Varas ó Puerto Varas - Bariloche
Duración: Día completo o más de un día.

Hotel Llao LLao

El Llao Llao Hotel & Resort es un tradicional hotel de Bariloche. El mismo se emplaza al oeste de la ciudad, específicamente en la Av. Exequiel Bustillo km 25. El predio se encuentra en una pequeña colina entre los lagos Nahuel Huapi y Moreno. Es una construcción de principios del siglo XX de estilo canadiense, realizada en madera, piedra y tejas normandas.
El hotel fue emplazado dentro del parque nacional Nahuel Huapi, rodeado de cristalinos lagos, majestuosas montañas y bosques, que le conceden una vista sin igual en la región. Desde sus instalaciones puede apreciarse los cerros López, Capilla y el Tronador.
Esta construcción fue diseñada por el arquitecto Alejandro Bustillo, quien también diseñara el Hotel Provincial y el Casino Central, ambos de la ciudad de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires. Se comenzó su construcción en 1936. Fue construido enteramente en madera y piedra, y su techo cubierto de tejuelas de alerce. Para que los pasajeros pudieran apreciar el entorno, fueron construidos balcones, terrazas y grandes ventanas.
Su nombre se debe a un hongo muy común en la región, el llao llao, que crece adherido al ñire y el coihue, árboles muy comunes en la zona. Pese a su renombre internacional, el gobierno fue abandonándolo poco a poco a su suerte, de tal manera que en 1979 cerró sus puertas, tras varios intentos fallidos por privatizarlo. Permaneció en total abandono hasta 1991, en que fue privatizado, siendo la empresa Llao Llao Holding la adjudicada. Ésta comenzó a remodelar el edificio respetando el proyecto original. El 3 de julio de 1993 fue inaugurado bajo el nombre de Llao-Llao Hotel & Resort.

Iglesia Catedral Bariloche

Nuestra Señora del Nahuel Huapi

La Catedral de San Carlos de Bariloche, "Nuestra Señora del Nahuel Huapi", es el principal templo católico de la ciudad de San Carlos de Bariloche, en Argentina. Se encuentra en la intersección de las calles Almirante O’Connor y Beschtedt, rodeada por dos plazas con hermosos jardines, y corresponde a la Diócesis de Bariloche, sufragánea de la Arquidiócesis de Bahía Blanca.
Para la construcción de la Catedral de Bariloche, el arquitecto Alejandro Bustillo ofreció su proyecto gratuitamente y fue inaugurada en el año 1946. Su sentimiento se orientó en un estilo neogótico con reminiscencias francesas. Un proyecto que incluía, buscado o no, algo de las herméticas ciencias medievales.
El edificio tiene forma de cruz latina. Su cabecera está orientada exactamente al Este, de modo que el sol ilumina desde el comienzo del día. Así también se logra esfumar las diversas variaciones de la luz, al pasar por los vitrales. Vista desde el exterior, se generan planos de luz y sombra acentuando sus rasgos arquitectónicos ya mencionados.
El material usado para su edificación fue la “piedra blanca”. Es curioso notar, expresado por algunos feligreses, como el efecto que genera este mineral, puede transportarnos a un mundo interior de sensible austeridad. Impresión vinculada acaso con la grutas de los primeros cristianos, que encontraban en estos medios de construcción (piedra) los medios para edificar.
En el caso del techo, son de color negro y culminan en un campanario de 69 metros en forma de aguja.

Museo de la Patagonia

Inaugurado por la Administración de Parques Nacionales el 17 de marzo de 1940. El edificio ocupa el ala Este del Centro Cívico de San Carlos de Bariloche, complejo edilicio declarado Monumento Histórico Nacional.
El primer director del Museo fue Enrique Amadeo Artayeta, a quien la Administración de Parques Nacionales le adquirió la primer colección antropológica que se exhibió. Hoy el Museo reúne una extensa colección etnográfica e histórica que ha ido creciendo con el transcurso del tiempo gracias a las donaciones, legados y como resultado de las investigaciones.

Museo del Chocolate

En el kilómetro uno de la avenida Bustillo el más nuevo de los museos, y el primero de Sudamérica, el Museo del Chocolate. La historia del producto que más ha viajado en el mundo desde el descubrimiento de América y que más paladares ha endulzado en todas las cultura. Desde su origen hasta hoy, el chocolate en el mundo y en Bariloche guiado a cargo de un grupo de promotoras expertas en el producto más dulce.
Enterate porque los Mayas lo llamaban el "alimento de los dioses" y los Aztecas, "cacahuatl" la bebida de los reyes y guerreros. O porqué Mariquita Sánchez de Thompson fue famosa en las tertulias que ofrecía a la sociedad porteña.

Museo Geológico Rosendo Pascual

Constituido por 5 salas de exposición, el Museo cuenta con la colección de invertebrados marinos más importante de la región, con 10.000 piezas. También se pueden apreciar mamíferos en la sala correspondiente al terciario-cuaternario. Se exhibe un húmero completo de un Argentinosaurio (dinosaurio más grande del mundo), un esqueleto casi completo de un Plesiosaurio (reptil marino). En la sala de Geología se ofrece una muestra de cristales y rocas de Patagonia y del mundo, mientras que en Hornitología se aprecian 80 aves patagónicas taxidermizadas.
Cuenta con una pequeña biblioteca y videoteca que se puede consultar. El equipo del Museo ha sido el descubridor de un ammonite gigante (molusco cephalópodo), el segundo más grande del mundo, actualmente en estudio en el Museo de Zapala (Nq) y de una especie nueva de cangrejos, que lleva el nombre de su descubridor: proterocarsinus corsolini.

Museo Itícola - Club de caza y pesca

Por Avenida 12 de Octubre. El museo se encuentra dentro de la asociación Caza y Pesca, cuenta con truchas embalsamadas como la famosa trucha Marrón de 16 kg y 99 cm de largo, la más grande pescada en la zona.

Museo Paleontológico

Este museo fue creado por la Asociación Paleontológica Bariloche, que conformada por expertos y especialistas de la actividad paleontológica, tiene como fin la detección y preservación del registro fósil de la región, en particular de la zona Noroeste de la Patagonia Argentina. Entre los ejemplares que podrás observar en su interior encontrarás un ictiosaurio del Cerro Lotena completo que habitó los mares jurásicos hace 150 millones de años. Repararás en la reconstrucción de la mandíbula de un tiburón de la era Terciaria que data cerca de 22 millones de años y en numerosos insectos, anfibios y plantas, además de una colección de fósiles que demuestran la exuberante variedad de flora y fauna que habitó el sector. Siguiendo el orden de las vitrinas, que cuentan con una ficha explicativa con la información del período y yacimiento de procedencia, verás fósiles de unos 300 millones de años hasta organismos similares a los actuales. Entre ellos figuran el Archaeopterix que tenía el tamaño de un cuervo, con plumas a semejanza de las aves, sin embargo conservaba sus características de reptil al tener mandíbulas con dientes y una larga cola. También verás un dinosaurio que habitó la zona de Cinco Saltos, en el Cretácico Superior hace 90 millones de años; destacarás el pequeño tamaño del mismo, siendo de 1.50 metros de longitud. Tendrás la oportunidad de conocer un huevo de dinosaurio de cerca, junto a la fotografía que te mostrará el desarrollo interno del mismo. El horario de visitas es de Lunes a Sábado de 16 a 19 horas y la entrada es libre.

Parque Cerro Leones

En Parque Cerro Leones se visita una de las cavernas más importante de la zona, a 15 kilómetros de Bariloche, hacia el este. Se trata de un bastión rocoso con cavernas que fueron habitadas hace más de 8 mil años por los primeros habitantes de la región. En una de ellas hay un manantial que forma una pequeña laguna. Hay todo un enigma para descubrir en las cavernas, con las pinturas rupestres y ascendiendo hacia la cumbre entre puentes de roca y pasarelas.
La caverna más importante tiene 30 metros de ancho y 130 metros de largo y el recorrido es acompañado por un guía que va contando la parte histórica, cultural y geológica.

Parque Nacional Nahuel Huapi

El origen de este Parque Nacional se remonta al año 1903, fecha en que el Perito Francisco Pascasio Moreno donó a la Nación una extensión de 3 leguas cuadradas, ubicadas en el límite de los territorios de Neuquén y Río Negro, en el extremo Oeste del brazo Blest del lago Nahuel Huapi. El área se convirtió en el núcleo del primer Parque Nacional de Argentina, declarado en 1922 como "Parque Nacional del Sud". En el año 1934 el Congreso de la Nación sancionó por ley la creación del Parque Nacional Nahuel Huapi, incorporándole un territorio mayor. De esta manera, la Argentina se convirtió en el tercer país de América en contar con un Parque Nacional. Además de sus excepcionales paisajes, el Parque Nacional Nahuel Huapi es uno de los destinos turísticos de la Patagonia en el que siempre existen propuestas para todo tipo de visitante y en cualquier época del año. Tanto en invierno como en verano es posible realizar paseos y actividades deportivas por bosques, lagos y montañas. Entre las opciones para elegir qué hacer se presentan: paseos lacustres, campamentos, rafting, kayak, canotaje, excursiones en bicicleta, cabalgatas, esquí nórdico y de fondo, buceo, escalada y trekking.

Paseo de los Artesanos

Por las calles Moreno y Villegas. En este paseo hay variados productos regionales de diferentes técnicas de trabajo en un ameno espacio. Está dentro de una plaza y comparte el espacio con el centro de exposiciones local Scum Bariloche.
Por Moreno y Urquiza. Otro punto de la ciudad donde se encuentran vendedores ambulantes es detrás de la edificación del centro cívico, también asentado sobre una plaza. Productos regionales, artesanías de la zona y también de otras regiones.

Refugios de Montaña

Refugio Otto Meiling, cerro Tronador

Este refugio de alta montaña pertenece al Club Andino Bariloche. Se encuentra ubicado en la ladera del cerro Tronador entre los glaciares Castaño Overa y Alerce a 2000 metros sobre el nivel del mar. El acceso normal al refugio es por la picada desde Pampa Linda.
El camino recorre 3 kilómetros y 50 metros de desnivel, de un trayecto casi plano desde la seccional de guardaparques. Desde allí se emprende el ascenso por un sendero de montaña de 6 kilómetros y 500 metros de desnivel hasta llegar a la cima del morro, un lugar llamado La Almohadilla. Luego el recorrido continúa con menor desnivel y, tras caminar 2 kilómetros con 150 metros de desnivel, se llega al Descanso de los Caballos, donde comienza la parte final del ascenso, de 3 kilómetros y 350 metros de desnivel, avanzando por el filo, ya sin vegetación y con marcas de pintura sobre las piedras que indican el recorrido hasta el refugio.
La dificultad de esta caminata es media, con un recorrido de 14 kilómetros y un desnivel de 1050 metros sobre el nivel del mar. El tiempo de caminata es de 5 a 7 horas y para llegar parte un micro desde el Club Andino Bariloche, ubicado en el centro de la ciudad.
El refugio brinda comidas a toda hora, pernocte y excursiones guiadas de distinta dificultad.


Refugio Agostino Rocca - Paso de Las Nubes

El pasado 28 de abril se inauguró el refugio Agostino Rocca, en Paso de las Nubes, en un nuevo aniversario del fallecimiento de este amante de la montaña. Su construcción tuvo especial atención en el cuidado del medioambiente, siguiendo los más altos estándares internacionales.
Ubicado en Paso de las Nubes, a 1.400 metros de altura en las inmediaciones del Cerro Tronador, Parque Nacional Nahuel Huapi, se levantó este refugio que estará al servicio de los excursionistas que por allí transiten a partir del verano 2013.


Refugio Tronador Viejo

En lo alto de un promontorio, último punto rocoso antes de entrar en la zona glaciar del Tronador en su vertiente sur, se encuentra el Refugio "viejo" del Tronador. El Refugio "Viejo" fue construido en 1937, y prestigiosos guías como Hemmi, Strukelj, Meiling, Weiskopf, Sonntag, Bertoncelj, etc, que mantuvieron vivo al refugio, a través del uso.
En 1996 el Club Andino Bariloche restauró el revestimiento externo recubriéndolo de una estructura de hierro reticulado y chapas de cinc lo cual lo hizo habitable nuevamente ya que agujeros en la bóveda favorecían la formación de un bloque de hielo en el interior del refugio. La ventaja de este particular emplazamiento del refugio es que recibe la primera luz de la mañana y la última de la tarde. Tiene el mejor acceso a las cumbres.
En la temporada 2005/2006 se realizan obras para optimizar su uso. Contando con gas, muebles e instalaciones nuevas.
El acceso normal es desde Pampa Linda por el paso de los Vuriloches o por los glaciares desde el refugio Meiling.
No cuenta con cuidador ni servicios. Indispensable llevar calentador.


Refugio Neumeyer, Valle del Challhuaco

A 5 kilómetros de Bariloche, por la ruta nacional 40 se llega al Valle del Challhuaco, desde donde se realizan 9 kilómetros por camino de montaña y luego de cruzar diferentes arroyos se llega al refugio.
El refugio está ubicado a sólo 19 kilómetros del centro de la ciudad y se puede llegar en transporte particular o contratando excursiones. Desde allí salen cuatro sendas para visitar en familia y tres especiales para trekkers. Las actividades que ofrece el lugar son variadas porque además de caminar, se puede hacer esquí de fondo o caminatas con raquetas, por ejemplo, todo bajo la supervisión de instructores profesionales en cada área. Además, el refugio cuenta con una variada gastronomía para ofrecer al visitante, desde cerveza artesanal, picadas y comidas regionales hasta repostería casera.


Refugio San Martín “Jakob”

Construido en los años 50 y a 1.600 metros de altura.
El Refugio San Martín es más conocido como Refugio Jakob, por la laguna que está en sus inmediaciones. El refugio fue construido a base de piedra y madera a principios de los años cincuenta. Fue ampliado sucesivamente y actualmente tiene una capacidad para albergar cómodamente a unas 60 personas.
Para llegar al refugio, lo más común es hacerlo por Casa de Piedra. La picada comienza sobre la ruta 252, a un kilómetro del puente vial sobre el arroyo Casa de Piedra. Después de caminar 800 metros se ingresa en un bosque alto de coihues, y luego se desciende hasta las orillas del arroyo Casa de Piedra. Se cruza un puente colgante y se sigue hasta un bosque alto desde donde empieza a subir el desnivel hasta encontrar nuevamente el arroyo, una escalerita metálica y cuerda. Se badea el arroyo, para caminar los últimos 45 minutos y acceder al refugio.
El nivel de dificultad de la caminata es de fácil a media y se recorren 18 kilómetros, con un desnivel de 800 metros. El tiempo de marcha es de 5 a 7 horas.
Se llega con el micro 11 de la línea Tres de Mayo (sólo en enero y febrero) o con reservas previas desde el kilómetro 10 de la avenida Bustillo (Puerto Moreno).
El refugio ofrece servicio de gastronomía (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y pernocte.
A sólo media hora de caminata, se encuentra la Laguna de los Témpanos, que presenta bosques transparentes de hielo flotante que pueden verse durante el primer mes del verano. También se puede ascender a varios de los cerros cercanos, como el Cella, el Cuernos del Diablo, el Inocentes o el Schweizer.


Refugio Cerro Lopez

Cerca de la cima del cerro se encuentra el Refugio López, un refugio de montaña ubicado a 1620 msnm. Bautizado por el Perito Moreno en memoria de Alejandro Vicente López y Planes, quien fuera escritor y político, presidente de la Nación, y autor de la letra del himno nacional argentino.
Con capacidad para 100 personas, es el más grande y confortable de los refugios de montaña. Cuenta con grandes dormitorios, comedor, cocina y baños con agua corriente.
También es el refugio de más fácil acceso entre los que no son accesibles en vehículo. El camino comienza donde el Circuito Chico cruza el arroyo López. Siguiendo el curso del arroyo, a través del bosque, el sendero va tornándose sinuoso hasta llegar a la llamada "piedra del descanso", y luego al refugio. La caminata demanda unas 3 horas y no presenta mayores dificultades.
Desde el refugio se pueden realizar excursiones de trekking hasta los picos Principal, Turista y La Hoya, entre otros, así como acceder al refugio Italia, ubicado más al sur. Por su ubicación y altura, los alrededores del refugio conservan nieve hasta entrado el verano, por lo que es la excursión más cercana a Bariloche que ofrece la posibilidad de disfrutar y jugar en la nieve fuera de los meses de invierno.


Refugio Frey, cerro Catedral

Está ubicado a orillas de la laguna Toncek de verdes y frías aguas, al pie de la aguja Frey del Cerro Catedral. Su nombre es homenaje al ingeniero Emilio Frey, quien desde 1895 estuvo vinculado a la zona cordillerana como integrante de la comisión de límites presidida por el Perito Moreno. También fue intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, y uno de los fundadores del Club Andino Bariloche.
Para llegar, ir hasta la base del Cerro Catedral y tras ascender por los medios de elevación hasta el filo de la montaña, se inicia una caminata de 3 o 4 horas, bordeando el lado Oeste del macizo desde donde se puede apreciar el cerro Tronador y el Valle y la Cascada del Rucaco. El regreso se realiza por el sendero a Villa Catedral y lleva aproximadamente tres horas.
Dificultad: media.
Tiempo de marcha: 8 horas aproximadamente (ida y vuelta).

Reserva Isla Huemul

El nombre originario de la isla fue "General Villegas", que luego fue reemplazado por el de Güemul, ya que hacia fines del siglo XIX, fue habitada por una familia de ese apellido. La semejanza entre el apellido araucano y el del emblemático ciervo de los Andes Patagónicos, originó una confusión que, con el paso del tiempo, derivó en el nuevo cambio de nombre de la isla.
A sólo unos veinte minutos de navegación desde el Puerto San Carlos, la Reserva Isla Huemul ofrece un área ecológica, una de turismo y una tercera histórica. Esta última evoca un pasado no muy lejano, a mediados del siglo XX, durante presidencia de Juan D. Perón, momento en el que se instalaron las bases de lo que sería la primera central nuclear argentina, y de buena parte del resto del mundo. En efecto, el Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 10.936 de fecha 31 de mayo de 1950, expresaba la importancia que le otorgaba el gobierno nacional a los avances en materia de energía atómica y de sus aplicaciones prácticas, como producción de energía y para la industria. Un año después se crea la Dirección Nacional de Energía Atómica, con funciones de brindar una base operativa a la actividad nuclear que luego terminaría fracasando.
La isla tiene una superficie de 74 hectáreas y se eleva en medio de las cristalinas aguas del lago Nahuel Huapi. Con lindísimos bosques de ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis) y coihues (Nothofagus dombey). Se declaró reserva de la Municipalidad de San Carlos de Bariloche en 1998. La finalidad de crear esta área protegida fue conservar en su estado natural las comunidades ecológicas existentes y los valores históricos que alberga, brindando oportunidades para el turismo y la investigación.
Pegada a la isla hay un islote pequeño llamado Isla de las gallinas.... ¿qué guardaba ahí don Güemul? un museo subacuático con figuras entalladas en troncos de más de 3 metros de altura, ideal para bucear y disfrutar de éstas maravillas.