Catedral María Auxiliadora y Obispado

Inaugurada en la década del ´60, reemplazó a la antigua capilla Nuestra Señora de los Dolores, la cual deja su función natural después de 53 años para pasar a ser la actual librería y santería parroquial.
El edificio, de carácter ecléctico, posee características que combinan los estilos románico y neogótico, con planta de cruz latina.
La fachada es de ladrillo a la vista sin ningún tipo de tratamiento. En su frente posee ventanas de arco ojival, un rosetón de vitreaux, la puerta de acceso es abovedada en su parte superior. La fachada remata con dos torres de base y cuerpo cuadrado.
En el interior del edificio se presenta una nave central, dos naves laterales y un crucero que le da la forma de cruz latina, en el presbiterio.
La nave central culmina en ábside y la misma está separada por intercolumnios de ladrillo de las naves laterales. La nave lateral izquierda atraviesa el crucero, terminando en una pequeña capilla. El techo interior es totalmente de madera.

Ubicación