Parque Paraguayo

Histórico mirador ribereño de la ciudad de Posadas, está ubicado en la punta Norte de la ciudad.
Constituyó, durante muchos años, el único mirador de la ciudad, el punto de contacto lírico con la costa opuesta de Encarnación del Paraguay.
Debe su nombre al monumento levantado por el propio pueblo paraguayo en agradecimiento por la ayuda brindada desde Posadas, durante la tromba-tornado que azotó ambas riberas, en el año 1926.
Entre los elementos más representativos del lugar y en el marco de la estructura pensada por Bustillo, se encuentran el Monolito de Asperón –la pieza más antigua del conjunto– la casa del Parque, el edificio para inspección de escuelas; el veredón de la Costanera; la explanada con sus escalinatas; el palomar y el Parque Japonés que, aunque no constituyendo parte del proyecto arquitectónico, se integra como un espacio privado de uso público, prolongando el sentido del paseo con una valoración que motiva la atracción del lugar.
A lo largo de la historia de Posadas, este Parque constituyó el inicio de una relación de “balcón hacia el Río”, era la culminación de la ciudad; situación que en la actualidad está siendo redefinida casi por completo debido a la más importante intervención urbana reciente, la Avenida Costanera.

Ubicación