Qué visitar en Uspallata

Bóvedas de Uspallata

Son varios los antecedentes que le dan a las bóvedas, características de lugar histórico, por haber sido destinadas a molinos y trapiches de minerales.
Según investigaciones, este edificio fue construído exprofeso por los jesuitas para ser utilizado como refugio y protección frente al asedio de los indios, por lo tanto no fueron cuarteles del Ejército Libertador -ni en ellas se fundieron cañones, ya que estos fueron fundidos en la maestranza ubicada a 3 km del campamento El Plumerillo-, sin embargo, probablemente para la época de los preparativos de la campaña libertadora, el molino de minerales y la fundición que contenía, producía parte de la materia prima que Fray Luis Beltrán utilizaba para la confección de armas y equipos para el ejército sanmartiniano.
Las Bóvedas de Uspallata se ubican a 2 km de la villa de Uspallata, sobre la ruta provincial 39, en dirección al valle de Calingasta de San Juan. Es un sitio muy pintoresco que ningún visitante debería perder la oportunidad de visitar.

Cerros Siete Colores

Hacia el Este, a tan sólo 9 km de la villa cabecera, encontramos el Cerro Siete Colores. La formación, deslumbra por sus múltiples tonalidades; las franjas de diferentes colores que la cruzan conforman uno de los espectáculos visuales más asombrosos de la provincia, y uno de los sitios de visita obligada para todos los viajeros que llegan a Uspallata.

Minas de Paramillos

Paramillos, se encuentra a 25 km al Noroste del valle de Uspallata, sobre la Ruta Provincial nº 52. Este lugar, está ubicado a unos 2.650 metros de altura. Un punto inigualable para tener una vista completa del valle, y del Cordón del Plata.
La zona fue habitada en el siglo XVIII por los padres jesuitas, quienes instalaron allí una enorme cruz que sirve de marco a un paisaje de alta montaña imperdible, junto a las antiguas ruinas de Paramillos, una edificación de piedra, que se alza entre luces y sombras de la precordillera.
Paramillos también ofrece la posibilidad de recorrer el interior de la antigua ciudad minera (ruinas que datan del año 1630, apróximadamente). De la mano de un emprendimiento turístico privado, es posible ingresar en la antigua mina, realizando un trekking -sin complejidad- por las galerías del nivel medio o incluso, animarse al rappel por una de las chimeneas.

Parque Arqueológico Municipal Cerro El Tunduqueral

Por Ruta Provincial N° 52, a 7 km al norte de Uspallata y a 2.000 m.s.n.m, encontramos el cerro Tunduqueral; un área natural protegida de gran valor arqueológico, por sus grabados rupestres que datan de entre el 800 y el 1000 d.C., de la etapa agro-alfarera regional.
El parque es manejado en conjunto por el Municipio y Universidad Nacional de Cuyo, con informadores turísticos y servicios de guías con un horario fijo de 10 a 18 horas todos los días del año.
El cerro, es considerado un lugar sagrado para los pueblos originarios de la zona. Parte de esas manifestaciones son los grabados que se pueden apreciar sobre roca negra denominada “patina del desierto”.

Reserva Natural Privada Villavicencio

Camino hacia Uspallala y muy próxima a la ciudad de Mendoza, encontramos la Reserva Natural Privada Villavicencio. En su territorio se halla el origen del Agua Mineral Villavicencio, con más de 100 años de trayectoria, es la marca lider del mercado. La Reserva Naturales un Area Natural Protegida que pertenece al Programa Refugios de la Fundación Vida Silveslre de Argentina, una red de reservas
naturales privadas creada por convenio entre los propietarios de estos terrenos.
Se encuentra dentro de un marco natural rodeado de árboles, y paisajes dignos de disfrutar, sumando a los mismos los famosos Caracoles de Villavicencio.
Camino a la reserva podemos encontrar el monumento La Canota, con sus dos murrallones a los costados de la ruta, es el lugar donde en 1817 se dividio el Ejército en las dos columnas, la que se dirigio hacia Chile y la que siguio rumno a San Juan.