Laberintos de Anchumbil

Es un pequeño y curioso cañadon colorado (similar a Talampaya) donde la erosión ha creado una serie de pasadizos y huecos dignos de explorar. Se recorre a pie por más de 1 km. Hay petroglifos, pinturas rupestres y vestigios de ocupación diaguita hoy seriamente dañados.

Ubicación