Qué visitar en Aimogasta

Barreal de Arauco

Una extensa superficie de suelo arcilloso de 7 kilómetros de ancho por 4 de ancho, ideal para la práctica deportiva del carrovelismo y kitebuggy, dado que su superficie es absolutamente plana y sin vegetación alguna. Allí, " Vientos del Señor es un complejo de "cabañas refugios" con asadores individuales, quinchos y hornos de barro donde, durante los fines de semana se puede obtener todo el equipo para la práctica de este deporte.

El Castillo de Dionisio

Obra arquitectónica personal de un personaje del lugar llegado hace 18 años desde Santa Fe. Está enteramente construida en piedra y cemento y sus formas son inspiradas en relatos míticos de otras religiones y reinterpretaciones de la pasión del constructor por Vincent Van Gogh. En su jardín encontraremos exquisitas esculturas, una representación del Via Crucis, la figura de un buda, y la escultura de un barco vikingo. Las salas interiores son pequeñas, con puertas y ventanas de formas irregulares y hermosos vitraux.

Museo Regional

Museo creado por el Club de Ciencias de Aimogasta en 1971. En su interior, hay piezas regionales, de arqueología, biología y tejeduría, artesanías e imaginaría popular.

Olivo Cuatricentenario

Tras un cartel que reza "Olivo Fundador de la Olivicultura Argentina, plantado en el siglo XVII por el Capitán Diego de Alvarado", se alza majestuoso un árbol con historia.
Cuentan -y no se sabe si es historia o leyenda- que en 1870 el monarca español Carlos III hizo talar todos los olivos riojanos porque temía que sus frutos desplazaran a los de la Península, por entonces los de mayor calidad.
Según el relato, el olivo de Arauco fue el único sobreviviente de la tala. Declarado Monumento Histórico Nacional, lejos de jubilarse, sigue produciendo sabrosas aceitunas.

Parque Eólico

Doce dantescos aerogeneradores, a escasos kilómetros de Aimogasta, recortan la planicie y la monotonía del camino hacia este circuito de valles y montañas, conformando el Parque Eólìco Arauco, que con la instalación de los primeros 12 molinos de un total de 190, representan el más grande de la Argentina con una potencia instalada de 25 megavatios. Alineados uno al lado del otro, sorprenden en medio del desierto, donde el blanco radiante de sus estructuras contrasta con el intenso azul de los cielos de La Rioja.

Quebrada de Mazan

Se destaca entre las poblaciones del valle homónimo por su desarrollo urbano, poblacional y sus servicios destinados a la cálida recepción de los visitantes. El encanto de sus paisajes se exalta como una postal de la quebrada que se extiende junto al rio Colorado. La amabilidad de los lugareños y tranquilidad de su cotidianeidad hacen de esta villa, un lugar para pasear en cualquier época del año.

Señor de La Peña

La sabia naturaleza talló en una gran roca un fuerte per?l humano, el que a través de un profundo sentir religioso hizo encontrar el rostro de Cristo. Peregrinos y promesantes llegan en busca de paz espiritual, invocando su protección, desde distintos puntos de la región y el país, cada jueves y viernes santo. La profunda devoción se ve reflejada en la colocación de pequeñas cruces y encendido de velas al pie del santuario, otorgándole una atractiva vista.

Solar y Museo Histórico Castro Barros

Aquí nació y se crió el Pbro. Pedro Ignacio de Castro Barros, diputado del Congreso de Tucumán de 1816. La primera sala, llamada "Sala Personal", conserva objetos propios del prócer, como la puerta de la casa donde naciera, sus partidas de bautismo, un retrato que hicieran de él en Chile y la urna en las que reposan sus cenizas traídas de Chile en 1926, entre otros importantes objetos; en la segunda sala " de evocación", se exhiben piezas acerca de su actuación patriótica, entre ellos, documentos escritos, un amplio mural representando a los congresales en Tucumán y una réplica del sillón y escritorio utilizados en el congreso de Tucumán; la sala 3 es llamada la "Sala de las ruinas" porque allí se conservan los muros originales, muy deteriorados por cierto, de su casa natal, junto con objetos indígenas de la región y objetos de labranza; la sala 4 es la sala de "La familia Chuqueña", exponiendo objetos de personajes del lugar, objetos de uso doméstico, de uso personal y de uso comercial.

Termas de Santa Teresita

En una surgente natural de aguas mezo e hipertermales con excelentes propiedades terapéuticas, se emplazan Las Termas de Santa Teresita. En un paisaje agreste, tranquilo y natural, que lo convierten en un ambiente ideal para el descanso, la reducción del stress y la recuperación psicofísica. Las indicaciones terapéuticas están orientadas a tratamientos de: artritis reumatoidea, reumatismo, alergias y enfermedades endocrinas, ?brosis, neuritis, ciática., Iumbago, celulitis, afecciones de la piel, gota, uricemia biliar y renal, intoxicaciones gastrointestinales, dispepsias, congestión hepática, ateroesclerosis e hipertensión.