Señor de La Peña

La sabia naturaleza talló en una gran roca un fuerte perfil humano, el que a través de un profundo sentir religioso hizo encontrar el rostro de Cristo. Peregrinos y promesantes llegan en busca de paz espiritual, invocando su protección, desde distintos puntos de la región y el país, cada jueves y viernes santo. La profunda devoción se ve reflejada en la colocación de pequeñas cruces y encendido de velas al pie del santuario, otorgándole una atractiva vista.

Ubicación