Esteros del Iberá - Portal Norte Cambyreta

La Reserva Natural Ibera creada en el año 1983 con una superficie de 13.000 km cuadrados protege una cuenca hidrográfica completa que alberga una gran diversidad de ecosistemas y más de 4.000 especies de animales y plantas.
Las tierras altas, con pastizales y bosques captan el agua de lluvia que luego escurre hacia las tierras inundadas compuestas de pantanos, embalsados, lagunas y arroyos. En el año 2002, la laguna ibera fue declarada sitio Ramsar, lo que la convierte en un humedal de importancia internacional. Dentro de la reserva se han identificado varias áreas de importancia para la conservación de las aves. En la actualidad la Fundacion The Conservation Land Trust (Clt) ha adquirido unas 150 mil hectáreas de campos en el ibera con la intención de unirlas a las cerca de 500.000 que ya son de propiedad pública y así crear el que sería el mayor parque del norte argentino. El Ibera está a solo dos horas por carretera de corrientes capital y una hora y media de posadas, capital de misiones, lo que lo hace especialmente atractivo como destino natural para los visitantes a las cercanas cataratas de Iguazú. Todo esto convierte al ibera en uno de los mejores destinos para la observación de aves y otra fauna silvestre de Sudamérica.
la reserva natural Ibera presenta condiciones únicas para el avistamiento de aves, ya que no solo contiene vastas extensiones de áreas silvestres casi inalteradas, sino que además alberga una gran diversidad de ambientes y ecosistemas. Esto hace que el visitante del ibera pueda recorrer en una misma área protegida ecosistemas acuáticos, humedales temporales, pastizales abiertos y bosques, con toda la diversidad de ambientes que hace que el ibera sirva no solo como un destino único para los aficionados a las aves amenazadas y como destino señalado para las que migran desde el hemisferio norte. La creación de una gran ruta escénica con múltiples portales de acceso a la reserva favorece la posibilidad de recorrer y conocer el ibera en todo su esplendor. La provincia cuenta con distintos portales de acceso, a la reserva con especies de aves significativas en cada portal, los mamíferos más carismáticas y los contactos de información turística de cada sector del Ibera.
En Ituzaingó se posibilito uno de estos accesos, denominado portal norte cambyreta, esta región norte del ibera se caracteriza por poseer un paisaje especialmente plano lleno de áreas inundables que se aemejan a una mar de hierbas verdes. Es el mejor lugar para observar aves acuáticas zancudas como la cigueña y la garza o al atajacaminos a la negra aunque también destaca por sus poblaciones de la amenazada cachirla dorada. El portal cambyreta cuenta con una seccional de guardaparques y senderos y próximamente se prevé construir un camping.

Portal Norte Cambyreta

El Municipio de Ituzaingó, la Dirección de Parques y Reservas de la Provincia de Corrientes y CLT (Conservation Land Trust) han trabajado juntos en la implementación de este nuevo portal norte de acceso a los Esteros del Iberá, para promover el desarrollo eco-turístico de la región, la protección de la naturaleza y la cultura correntina, y un mejor conocimiento de las riquezas naturales de Argentina.
El portal Cambyretá se encuentra ubicado en tierras privadas de CLT, que están abiertas a todos los visitantes para el disfrute y cuidado de la naturaleza. El lugar cuenta con una seccional de guardaparques provincial, ubicada en tierras de CLT que fueron cedidas al Ministerio de la Producción de la Provincia de Corrientes. La presencia de guardaparques provinciales y municipales permite asegurar el buen uso del lugar, la atención a los visitantes y la correcta interpretación de los atractivos naturales protegidos por la Reserva Provincial.
En Cambyretá, sobreviven numerosas especies de animales silvestres que en otras partes de Argentina se encuentran en peligro o son muy raras.
En el lugar podrá observar fauna de sorprendente mansedumbre, realizar safaris fotográficos en vehículos abiertos especialmente preparados para tal fin, y aventurarse a pie o a caballo en la enigmática vida salvaje de los bañados y esteros.
A lo largo de todo el recorrido y en cada uno de los montecitos que explorará a pie, descubrirá yacarés asoleándose, manadas de carpinchos pastando tranquilamente al costado del camino, monos en las partes altas de los montes, al ciervo de los pantanos recorriendo los bañados, guazunchos asomándose tímidamente detrás de los árboles, lobitos de río, zorros, armadillos, gatos monteses, garzas, cigüeñas e infinidad de otras aves.